Hembra-gata







Gamora en adopción
Ayer de madrugada vimos el aviso de un gato en mal estado por el barrio de San Pablo y varios voluntarios de la asociación corrieron al rescate. Se trataba de una gatita que no apoyaba una de sus patas traseras y se le veía bastante desmejorada. Lo que a priori parecía un rescate sencillo se prolongó hasta casi las cuatro de la mañana, cuando finalmente se consiguió su captura. A pesar de la hora decidieron llevarla de urgencia al veterinario ya que su estado de salud a era bastante preocupante. En el veterinario nos confirmaron que Gamora tiene una fractura de cadera, además de una deshidratación y desnutrición severas. Se quedó ingresada para hidratarla con suero y medicarla. Y ya hoy se le han mandado las radiografías al hospital de Novelda para que la valoren lo antes posible allí. Por ahora continuará hospitalizada, dada su debilidad y mal estado. Vamos a necesitar una vez más la ayuda de todos vosotros para salvar a Gamora. Ya hemos hecho lo primero que se debe hacer cuando un animal necesita ayuda, que es rescatarlo, ahora os necesitamos para que vuelva a ser una gata sana y feliz.

Gamora




Samara

Hace más de una semana que se lleva intentando coger a esta pequeña, porque cojeaba mucho y tenía una fea herida en una pata, y ayer por fin dos voluntarios de Dejando Huella lo consiguieron.

La llevamos inmediatamente al veterinario dado su estado. Tiene una fractura doble en una de las patas traseras, de varios días de evolución, y además, y lo que ha sido más urgente, una piometra importante, con mucha pus y el abdomen inflamado. Al hacerle las pruebas, vieron que la causa de esa infección uterina tan fuerte fue que tuvo un aborto, pero los bebés seguían dentro.

Samara



Estamos en una situación de crisis económica, con las puertas cerradas hasta que consigamos salir de esta etapa, pero no podemos bajo ningún concepto dejar de atender a aquellos animales de los que nos hemos responsabilizado, este es el caso de esta pequeña, una gatita de una de las colonias que gestionamos. Moka, como así la hemos llamado, fue vista el otro día con un fuerte constipado que le taponaba la vías respiratorias y siendo tan solo una gatita de algo más de cuatro meses no podíamos dejarla en esa situación, así que la rescatamos para ponerla en tratamiento. MoKa es una gatita que se porta muy bien con algo de miedo - la calle enseña a tener, como poco, respeto - pero seguro que en cuanto su casa de acogida le de un poco de cariño descubrirá todo ese mundo de amor que le espera al entrar en un hogar.

Moka – Reservada



No dejamos de repetirlo una y otra vez, el abandono es delito, así lo recoge nuestro Código Penal “El que abandone a un animal […] será castigado con una pena de multa de 1 a 6 meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de 3 meses a 1 año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.” Pues esta misma tarde uno de estos delincuentes que por desconocimiento, por irresponsabilidad, o por que pertenecen a ese tipo de personas que desconocen los que es la empatía hacía estos compañeros de vida que son los animales, ha abandonado a una pequeña familia gatuna, Kiwi, Vesta y Circus. La mamá, Kiwi, es una preciosa gatita, de aproximadamente un año de edad, super cariñosa, que se ha acercado a la voluntaria que los ha encontrado en busca de un poco de esos mimos que alguien le negó para siempre desterrándola de su vida. Esta misma tarde ha pasado por la Clínica Veterinaria para hacerle la preceptiva exploración, se encuentra en buen estado. Se ha desparasitado y preparado para esterilizarla mañana mismo. Si deseas ofrecerle un hogar escríbenos a [email protected]

Kiwi – Reservada


Bonnie gata en adopción
Esta pequeña, junto con su hermana Tyler tenían los ojitos malos, cerrados fruto de algún tipo de infección que ya está comenzando a remitir al ser tratada. No podíamos dejarlas en ese estado en la calle, un lugar donde todos los sentidos son necesarios para la supervivencia. Se llevarán a la clínica veterinaria para que las revisen y les pongan las preceptivas vacunas.

Bonnie