Gatos reservados








1
Sting es uno de los gatitos que nacieron esta primavera en una de nuestras colonias, un bichete supersociable que no podía quedarse a vivir allí por el riesgo que eso comporta para ellos. En el control que efectuamos de la salud de la colonia Sting dio positivo al virus de la Leucemia Felina, por lo que lo sacamos de allí a la espera de un segundo control más exhaustivo, por suerte para él y para todos los que amamos a los animales, el segundo resultado ha sido negativo. Se había producido lo que denominan un falso positivo debido a que esta vacunado. Sting tiene una familia que se ha enamorado de él y si todo va bien están dispuestos a abrirle las puertas de su hogar y que sea uno más de la familia.

Sting – Reservado



ace tiempo que venimos diciendo que, con todo el dolor de nuestro corazón, cerramos puertas a nuevos peludos porque no tenemos dónde meterlos. Pero con casos como el de esta pequeña de unos 3 meses, es imposible mirar a otro lado. Goya ha llegado a nosotros en el peor estado que podemos imaginar. Tiene una herida en la boca, que parece de un golpe, que le ha provocado una fuerte infección. Además tiene también infecciones por todo el cuerpo: pulmones, ojos, intestino, oídos... Además, está muy deshidratada, y muy, muy delgada, pesa solo 900gr. Está muy débil y se ha quedado ingresada en el veterinario desde este mediodía con pronóstico muy grave. Toda la familia DHA cruza los dedos porque la pequeña salga adelante, no sabemos lo que ha sufrido estando en la calle, pero sí que ya está a salvo, que ya está en casa.

Goya – Reservada


Esta gatita es Silva una gatita sociable de una de nuestras colonias, una gatita que hasta hace nada desconocía la cara inhumana de las personas y que por un desgraciado atropello tuvo que verla. Desgraciado porque le queremos dar el beneficio de la duda, y tal vez no pudo esquivarla, aunque la dejó inerte en un paso de peatones donde debería haber reducido la velocidad e ir con precaución. Posiblemente el calificativo desgraciado no tendría que estar puesto en el accidente sino en esa persona que conducía, pero ya no por no poder evitar el atropello, sobre todo por no parar e intentar salvarla. Sólo es un gato debió de pensar quien atropello a Silva. Eso mismo debieron de pensar todos los que pasaron por esa carretera y la esquivaron. Sólo es un gato, cuantas veces los que amamos a los animales habremos oído eso, sólo es un gato, sólo un perro, sólo un animal… cuando en realidad sabemos que no es sólo eso, es una vida, un ser que siente, y al que la inhumanidad de gente sin corazón es capaz de dejar agonizando en una calzada. Por suerte para Silva, Lola y Mauri pasaron por allí, dos vecinos que cuando la vieron corrieron sin dudarlo con ella a la clínica veterinaria. Allí la estabilizaron de la enorme temperatura que había cogido tirada en el asfalto, le cosieron lengua y parte de la mandíbula, estabilizándola para que al día siguiente la pudiéramos llevar a los especialistas. En el Hospital Nexo Menescal de Novelda le realizaron una intervención para que la mandíbula soldara, pero lo peor es que nos dijeron que el atropello había seccionado los nervios de una de sus patitas delanteras y si no mejora se tendrá que amputar en la próxima visita. Gracias infinitas Lola y Mauri quienes no giraron la cabeza porque era una imagen horrorosa que hería la sensibilidad de cualquiera que sea persona, gracias por dejar lo que estabais haciendo y salir corriendo con ella, gracias en definitiva por ser como sois porque nos hacéis tener fe en esta raza de animales llamada humana.

Silva – Reservada


No dejamos de repetirlo una y otra vez, el abandono es delito, así lo recoge nuestro Código Penal “El que abandone a un animal […] será castigado con una pena de multa de 1 a 6 meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de 3 meses a 1 año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.” Pues esta misma tarde uno de estos delincuentes que por desconocimiento, por irresponsabilidad, o por que pertenecen a ese tipo de personas que desconocen los que es la empatía hacía estos compañeros de vida que son los animales, ha abandonado a una pequeña familia gatuna, Kiwi, Vesta y Circus. La mamá, Kiwi, es una preciosa gatita, de aproximadamente un año de edad, super cariñosa, que se ha acercado a la voluntaria que los ha encontrado en busca de un poco de esos mimos que alguien le negó para siempre desterrándola de su vida. Esta misma tarde ha pasado por la Clínica Veterinaria para hacerle la preceptiva exploración, se encuentra en buen estado. Se ha desparasitado y preparado para esterilizarla mañana mismo. Si deseas ofrecerle un hogar escríbenos a [email protected]

Kiwi – Reservada



La Historia de Max, es la historia de otros muchos gatos que buscan el contacto humano en un medio tan ingrato, peligroso y traicionero como la calle, gatos que son domésticos a pesar de que han tenido que buscarse la vida sin hogar y sin refugio donde cobijarse no solo de aquellos mal llamados seres humanos, que tienen bien poco de ese adjetivo, sino también de las inclemencias del tiempo, de los duros y fríos inviernos, de las enfermedades, de la falta de comida, etc. Hoy Max ya no tiene que preocuparse, duerme tranquilo en su nuevo hogar de acogida, si quieres ser tu el protagonista del final feliz que merece, escríbenos a [email protected]

Max – Reservado