Si te gustan, ve más allá del «Me gusta»


Las grandes oportunidades para ayudar a los demás rara vez vienen,
pero las pequeñas nos rodean todos los días
Sally Koach

 

La historia de Noa, nuestra última rescatada, es una historia cotidiana. Noa es Rita, es Enma, es Luke, es… son… una más de los muchos que han pasado por Dejando Huella Albacete.

Noa es una podenquita abandonada, exhausta, delgada, atemorizada que vaga por la ciudad, buscando donde librarse de la lluvia, del frío, de la crueldad y/o indiferencia humana. Una podenquita buscando cobijo del desamor, de la inhospitalidad hacia los animales.

Dejando huella Albacete, como siempre en estos casos, se acerca al lugar donde ha sido avistada y le hace seguimiento. Afortunadamente sólo dura unas horas (los hay que llevan meses, algunas veces, muchos meses de paciente espera y trabajo hasta conseguir hacerse con el animal). Noa está cansada y el agotamiento termina por imponerse al miedo…  sí, el miedo porque ¿quién le asegura que esa mano que se le tiende no será para agredirla de nuevo? ¿conoce acaso que las manos también guardan caricias?

Dejando huella Albacete, como siempre en estos casos, lleva al animal a la clínica veterinaria donde se le hace una revisión y diversas analíticas para descartar cualquier enfermedad y, en su caso, prestarle la atención necesaria para su cuidado y restablecimiento.

Dejando huella Albacete, como siempre en estos casos, no se para a sacar la calculadora – no recibe subvenciones y sus únicos ingresos son las cuotas de sus [email protected] y donaciones puntuales de gente que trata de paliar tanta vejación y crueldad como sufren los animales en este país-,  sino que corre para que ese animal rescatado del desamparo, vulnerable en ese instante, sea atendido… luego ya se harán cuentas. La vida, el bienestar, su compromiso con los animales, es su prioridad.

Pero las asociaciones, y sobretodo las de escasos ingresos, sólo puede funcionar tejiendo redes de solidaridad, empatía y generosidad porque no sólo de amor vive el animal sino que hay que pagar sus facturas veterinarias, a veces muy caras (aunque vengan medianamente sanos, hay que desparasitarlos, vacunarlos, esterilizarlos, chiparlos), hay que alimentarlos, hay que cuidarlos y mantenerlos hasta su adopción (a algunos de por vida porque desafortunadamente, no les llega adopción alguna).

Dejando huella Albacete sabe que todo el esfuerzo que realizamos es insuficiente, si no tenemos tu apoyo, el de la gente que lucháis por los derechos de los animales y por eso, apelamos a que nos ayudes para ayudarles.

¿Cómo puedes hacerlo?

Asociándote desde 3€

Haciéndote madrina/padrino desde 5€, que te permite sin adoptar, poder “ahijarlo”, poder ocuparte de que no le falte lo básico hasta que se le encuentre una familia.

Haciéndote teamer por tan solo UN euro al mes. Entre todas nuestras redes  (Facebook, Twitter e Instagram) superamos los 10 mil seguidores. Fíjate si al menos, parte de esos amantes de los animales donara 1€ al mes… menos de lo que cuesta un café, no nos veríamos abocados diariamente al estrés de hacer frente a los gastos ocasionados en el rescate de los animales.

Haciendo una donación puntualmente.

Haciéndote casa de acogida, hogar temporal donde tendrás gastos veterinarios y de alimentación cubiertos mientras les encontramos un hogar definitivo. Al no disponer de albergue propio, tu casa lo sería para sacarlo de la calle porque si no tenemos un lugar donde alojarlo, no podemos atenderlo y, eso, es realmente muy duro.

Haciéndote [email protected], si eres de Albacete y prestando colaboración en los distintos proyectos y tareas que llevamos a cabo.

En definitiva, Dejando huella Albacete, es un asociación pequeña pero con objetivos grandes donde la suma de apoyos, de eslabones hace que la maquinaria que lucha por los derechos de los animales, funcione y cuenta con tu compromiso en la medida en que puedas o lo consideres oportuno para hacer realidad nuestro sueño de instalar a los animales en una dignidad cotidiana hasta que ese sueño sea la realidad cotidiana y los términos, maltrato y abandono, sean términos en desuso, impropios hacia seres sintientes en una sociedad del siglo XXI.

Decidnos que podemos contar contigo, con vosotros.

Desde Dejando huella Albacete, como siempre en estos casos, gracias.

dignidad-20161202-wa0022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.