Zelda es toda una valiente


Nuestra pequeña parece que va cada día mejorando. Está comiendo como una lima, se la ve más despierta y su mirada ya no es de derrota.
El absceso de su cuello es muy grande, pero ya no se aprecia infección, se le cura a diario y ella, aguanta estoicamente sin un mal gesto.

Cada vez tolera mejor nuestra presencia, incluso disfruta de las caricias y ¡hoy ha llegado a ronronear!

Parece que no está diapuesta a arrojar la toalla, y desde luego nosotros tampoco. Zelda ha demostrado mucho coraje y ganas de seguir viviendo.

 

Deja un comentario