Ya descansa, Valle


La trajeron en un pequeño capullo
de gusano de seda roto,
con un menudo cuerpo magullado como
una luna sorprendida;
y todas sus sutiles sinfonias
una runa del ocaso.

(Extracto del poema "suicidio" de Djuna Barnes)

No ha podido ser…las sospechas que teníamos acerca de que Valle lo que sufría era Pif se confirmaban hoy; el daño neurológico era ya muy grande e irreversible, no podía moverse, tenía líquido libre inundando su cuerpecito, vomitaba todo lo que entraba a su estómago.

Es un dolor muy grande que una superviviente como ella, con 9 años que nos informaron que debía tener, y no los 2 años que se creía inicialmente, no haya tenido oportunidad de disfrutar de una vida mejor, pero el PIF es una enfermedad cruel y devastadora, que los consume muy rápidamente y sufriendo mucho.

Ya descansa, y se ha ido conociendo el amor y sabiendo que era importante para nosotros.

Una nueva estrella nos guiará en nuestro camino, te queremos, pequeña Valle.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.