No hay palabras, Dhuma


» Puedes llorar porque me he ido, o puedes sonreir porque he vivido; puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva, o puedes abrirlos y ver todo lo que he dejado. Tu corazón puede estar vacío porque no me puedes ver, o puede estar lleno del amor que compartimos, puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el vacío y dar la espalda, o puedes hacer lo que a mi me gustaría, sonreír abrir los ojos, amar, y seguir adelante»

David Harkins

No hay palabras, cariño; no es posible expresar lo que duele aceptar que te has marchado, que ya no estás, que tras las tristes experiencias que has vivido, ahora que empezabas por segunda vez una nueva vida con una familia que te adora, el maldito destino ha truncado nuestras esperanzas y te ha arrancado de nuestro lado. Sólo nos queda el consuelo de saber que hemos hecho por ti todo lo que estaba a nuestro alcance, que hemos velado siempre por tu felicidad, desde que te rescatamos junto a tus hermanitos, y de que te llevaremos siempre en nuestros corazones.

Sé feliz allá donde vayas, pequeña Dhuma, te queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.