Lenon se ha marchado dejando huella en Albacete

Fallezco en el intento de tocarte.
Amor efímero y eterno, el más puro, el más pequeño.
(Extracto del poema Amor eterno de Yanira Soundy

Un día apareció por la ciudad, exhausto, confuso… ¿cómo entender que en un momento has sido algo preciado, precioso para alguien -porque Lenon llevaba chip luego alguien debió considerarlo como tal- y sin que tú te hayas comportado de forma diferente, hayas dejado de serlo y ese referente humano se desvanezca, se esfume? .

Se llamó al número de teléfono que figuraba en su identificación. No hubo respuesta para Lenon.

Lenon entró en casa de Silvia, una de las casas de acogida de DHA (Dejando Huella Albacete) , la que ha sido su mami y su núcleo familiar estos años.

DHA no tiene albergue propio y eso dificulta las acogidas porque es uno de los factores necesarios para poder rescatarlos: tener donde alojarlos hasta su adopción y si por un lado es el “contra”, también es el “pro” porque nuestros peques no están en cheniles, no esperan en jaulas. Nuestros peques entran en casas y lo hacen como miembros, temporales, sí pero como miembros de una familia.

Eso posibilita en muchos casos la favorable y rápida evolución de animales que vienen de infiernos de desamor y maltrato, de abandono porque cruzan el umbral hacia espacios donde conocen los abrazos, el tono de voces que susurran sus nombres, el cuidado,  la dignidad. Y ese es el espacio que Lenon transitó todo este tiempo con Silvia.

Lenon fue el prototipo de perro “invisible” para ser adoptado. Era adulto, era grandullón, era de pelo oscuro. Sus opciones eran mínimas. Pero si era invisible para la mirada fugaz, no lo fue para los ojos del corazón, esa mirada que se fragua lentamente en el trato cercano y es así como se granjeó, por mérito propio, un hueco indeleble gracias a su participación en eventos, talleres, actividades con niños, mayores, personas con discapacidad donde enamoraba por su nobleza y su bondad haciendo las delicias de todos y es así también como se convirtió en nuestro voluntario de cuatro patas emblemático.

Es por eso que en el momento de despedirle, podemos decir que Lenon se ha marchado dejando huella en Albacete.

Gracias, Silvia, por haber sacado lo mejor de él y por haber sido esa familia que él mereció.

 

Ver historia de Lenon en DHA

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.