Hasta siempre, Paquita


Nos devolviste el tacto de la naturaleza;
nos hiciste más humanos.

Yo te canto, compañera,
porque tu silencio nos atraviesa

(Extracto del poema "Que la estrellas te sean leves , amigo Kriser" de Alberto García-Teresa)

Lo intentamos todo, pero en ocasiones el designio, el destino, el karma o como quieras llamarlo juega en nuestra contra. Así ha pasado con Paquita, su cáncer no estuvo dispuesto a dejarse ganar y nos la arrebató.

Han sido días, semanas y meses de lucha incansable y, aunque por momentos parecía que todo iba por buen camino, las cosas a veces se tuercen y ante lo inevitable, te hemos procurado los mejores cuidados y un final lo más confortable posible Simplemente nos queda aceptar aunque nos duela que nos dejas. Has sido y serás un gran ejemplo de lucha y valentía.

Ahora te toca descansar, Paquita, llevándote una parte de todos y cada uno de los que te hemos querido y te seguiremos queriendo.

Ten por seguro que has dejado huella en mucha gente, ahora te toca ser feliz allá donde quiera que vayas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.