Hasta siempre, peques


 “Si puedes recordarme,
siempre estaré contigo”
Isabel Allende

El pequeño Dior ayer empeoró radicalmente tanto que tras una primera visita  y tras unas horas con el tratamiento que le pusieron vimos que no remontaba y lo volvimos a llevar de urgencias, se quedó ingresado pero no se pudo hacer nada por él y al poco tiempo nos dejaba.

Un par de días después Dallas entraba repetia la funesta situación vivida por su hermano y tan sólo unas horas después fallecia sin que pudieramos hacer nada.

Los bebés de gato son muy frágiles y cualquier complicación nos lleva a este fatal desenlace. Por eso no nos cansaremos de repetir lo importante que es la esterilización para que no se produzcan camadas no deseadas que acaben sufriendo la crueldad de esa funesta decisión. El abandono es delito, agravado cuando como en este caso tiene el resultado de muerte.

Ojalá un día podamos contar con una sociedad responsable con la vida de estos pequeños seres, mientras seguiremos luchando porque las penas que acarrea un acto así sean cada día más punitivas, más duras, más largas, mucho más clarificadoras de que no es un acto menor, porque quitar la vida a un ser que vive y siente tiene que ser duramente castigado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.