Exigimos la puesta en marcha del protocolo de actuación ante casos de maltrato animal


En la Asociación en Defensa de los Animales Dejando Huella Albacete realizamos la necesaria labor de rescate y cuidado hasta su adopción de animales víctimas de abandonomaltrato. Nuestra experiencia nos ha hecho comprender que sólo yendo a la raíz del problema, es como se logrará erradicar esa lacra del maltrato, que no es otra que contemplando e implementando medidas preventivas que precedan a las paliativas.

Consideramos que el tratamiento que se debe dar a dicho problema, debe tener un carácter transversal para que de forma lenta pero segura, el mensaje de respeto y protección hacia los seres vivos termine calando en cada ámbito social beneficiando a toda la sociedad porque en definitiva, es de violencia de lo que se habla y la violencia hacia los animales es un indicador cada vez más relacionado con la violencia hacia las personas.

En Dejando Huella Albacete nuestra experiencia, a fuerza de atender animales maltratados y a ciudadanos sensibilizados por su protección y bienestar que nos piden ayuda e incluso a diferentes instituciones que nos contactan en busca de soluciones, nos ha hecho conscientes de que nuestra ciudad tiene una serie de carencias que deben obtener una respuesta por parte de quienes son competentes y están obligados a ello.

Una de estas experiencias, de las muchas que podríamos poner como ejemplo de las situaciones con las que nos encontramos a menudo, es la siguiente:

En junio de 2017, recibimos el aviso de que había un perro muerto dentro de una maleta cuya cabeza había sido envuelta en bolsas y su cráneo fracturado, previsiblemente, a golpes. Esa maleta se encontraba dentro de un contenedor de basura de nuestra ciudad.

Debemos recordar que el maltrato animal, es un delito público, cuya persecución es una obligación para TODOS los cuerpos policiales que tengan constancia del mismo.

Este delito se castiga por el Código Penal con hasta 18 meses de prisión.

Dicho lo anterior, esta Asociación se puso en contacto con la Policía Local, poniendo en su conocimiento que el estado en que habíamos encontrado al animal, podría hacer pensar que el mismo podría haber sido objeto de maltrato y, por tanto, que probablemente, nos encontrábamos ante un delito.

En las primeras llamadas que efectuamos a la Policía Local, nos indicaron que ya se encargarían los servicios de limpieza de recoger el cuerpo del animal. Sin más explicación ni pregunta.

Seguidamente nos pusimos en contacto con la Policía Nacional quien, por su parte, nos remitió a la Policía Local, por ser la competente en la materia.

Tras varias llamadas más, insistiendo en que la situación podría ser constitutiva de un delito de maltrato animal, finalmente se personó en el lugar de los hechos una patrulla de la Policía Local, quienes leyeron el microchip del animal muerto y, para asombro nuestro, nos informó que dicho Cuerpo no tiene medios para analizar las huellas dactilares presentes en la maleta, pero que tampoco iba a pedir a la Policía Nacional que las buscara.

Finalmente la policía local se hizo cargo del asunto, pero ¿cómo debe actuar un ciudadano ante situaciones como la descrita?

Salvando las distancias, ¿es imaginable que ante un delito cometido contra una persona se llamara a la policía local y no se personaran de inmediato, independientemente de si es o no, la policía nacional quien se debe ocupar de la instrucción policial del mismo?

Siguiendo en nuestra  línea de buscar la necesaria colaboración, lejos de cualquier enfrentamiento y conscientes de que los cuerpos de seguridad hacen cuanto está en su mano, con los medios y formación de que disponen, esta Asociación trató de reunirse, previa solicitud de audiencia, con los jefes de ambos cuerpos policiales sin obtener respuesta alguna.

Fruto de esta experiencia, viendo que en otros cuerpos de policía local disponen de patrullas especializadas en la búsqueda de distintos cauces para ser escuchados y de esa forma iniciamos contacto con los distintos grupos políticos donde analizamos las necesidades en nuestra ciudad en materia de protección animal y los escasos medios que se destinaban a la misma.

Finalmente, en junio de 2018 el Grupo Ganemos planteó una moción para la elaboración y puesta en marcha de un protocolo de actuación ante casos de maltrato animal y la formación tanto de cuerpos policiales como personal jurídico en estos asuntos, moción que fue aprobada con el apoyo de todos los grupos políticos salvo el del equipo en el Gobierno Municipal, el Partido Popular.

Ha transcurrido más de medio año desde ese momento y no nos consta que se haya adoptado, ni tan siquiera planteado, medida alguna tendente a dar cumplimiento a dicho acuerdo pero sí, contemplamos estupefactos cómo el Excelentísimo Ayuntamiento de Albacete plantea como alternativa al botellón de jueves lardero, una “saludable” actividad de vaquillas populares, en la que animales sometidos a estrés y asustados pueden herir a los mismos jóvenes cuya salud pretende protegerse prohibiéndoles beber en la vía pública.

Nos queda como conclusión la evidencia de que el actual Gobierno Municipal carece de voluntad política respecto a la protección y promoción de los derechos de los animales y no tiene intención de cumplir los acuerdos adoptados en el Pleno Municipal, ese que representa a los ciudadanos de Albacete.

En Dejando Huella Albacete, no tenemos ninguna motivación política, más allá de aquella que pretenda mejorar la vida de los que no tienen voz, por ello pedimos al Ayuntamiento que cumpla con el acuerdo que los representantes de todos los albaceteños aprobó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.