Descansa en paz,Kuki

Desgraciadamente hay noticias que cuesta mucho da…
Kuki llevaba una semana muy mala, empeorando rápidamente, sin querer moverse, apenas comer, y con episodios de ausencia, como si descoordinara ya su cabeza. La dosis de corticoides que necesitaba para su meningitis autoinmune era desorbitada, pero si se le bajaba empeoraba rápidamente, y si se mantenía, terminaba afectando a su organismo.
Tras la revisión del veterinario, las noticias no eran nada buenas: Su degeneración neurológica estaba ya muy avanzada, se hacía pis y caca encima, el cuerpo lleno de úlceras que no le cerraban por más que se ha hecho lo imposible con tratamientos e hidratación, que hasta ya olían a necrosis, y también tenía el hígado sumamente deteriorado por los corticoides, las defensas por los suelos, y el tumor volvía a estar activo en las mismas zonas donde se le extirpó, por lo que le estaba creciendo nuevo tejido tumoral.
Kuki ya no iba a mejorar; cuando llegó a nosotros sabíamos que con su edad y sus dolencias, su vida no iba a ser muy larga, pero queríamos darle la oportunidad de ser feliz, y así ha sido durante más de un año entero; ha conocido la libertad, la compañía, el amor, los cuidados…y el ser alguien y no algo, una herramienta, como fue considerada hasta que la rescatamos. Es muy duro cuando llegan estos momentos, pero hay que saber cuando dejarlos ir, cuando la vida deja de ser vida y ellos mismos te dicen que no luches más. No podíamos verla inmóvil, vomitando, llorando de dolor por sus heridas y articulaciones…teníamos claro que llegado ese momento haríamos por ella el último acto de amor, acompañarla en su viaje final, arropada y querida infinitamente. Se ha marchado en brazos de sus papis de acogida, tranquila, y lamiendo sus manos como despidiéndose, agradecida.

Descansa en paz, dulce Kuki, te vamos a echar mucho de menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.