Descansa en paz,


Nadia se nos ha ido.
Su frágil cuerpecito ya de gata anciana no ha aguantado más, y se ha marchado, dejándonos el corazón roto por la esperanza perdida. Hoy no esperabamos tener que contar esto; nos hubiera gustado informar de su vuelta a casa, a esos brazos amorosos que la esperan y que ya no la arroparán esta noche, porque esta vida es así de injusta, y no le ha permitido seguir disfrutando de esta etapa tan feliz para ella. No hay consuelo, no sirve el saber que ha sido feliz, que ha sido muy querida, y que se va con un trozo del corazón de cada uno de nosotros para acompañarla allá donde vaya…por mas que eso sea cierto, duele, duele mucho…pero no queda mas opción que agarrarnos a eso, a recordarla siempre, juguetona, mimosa, independiente, mandona, y gruñona también, porque para eso era Doña Nadia, todo un carácter.
La pequeña ha tenido un fallo multiorgánico irreversible; sus órganos estaban muy deteriorados ya por la larga vida en la calle, en esa donde muchos aún creen que “viven bien”, y a pesar de que la intervención de hace unos dias había sido exitosa, sus cuerpecito de luchadora no ha aguantado más, ha colapsado entrando en shok y parada cardiorespiratoria. No ha sido posible hacer nada, y se ha ido en brazos de su veterinario preferido, que está desolado. Nos cuesta muchísimo creerlo a todos, hemos luchado mucho con ella y por ella, y ya forma parte para siempre de nuestra vidas, Nadia, dulce Nadia…no te olvidaremos nunca, blanquita preciosa. Te queremos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.