Adiós, Conan


Esta es la cruda realidad de la que muchas veces hablamos, y de la que la gente a veces no puede imaginar la impotencia con la que la vivimos.

Esta mañana nos ha llegado un aviso de un gatito que andaba mal y que parecía herido y en muy mal estado. Probablemente por un atropello.

Nuestros voluntarios han ido a rescatarlo lo más rápido posible y lo han llevado al veterinario, dónde les han informado de que tenía una hernia diafragmática que había que operar con urgencia porque el gatito no podía respirar bien. Además, tenía una fractura de sacro y no sabíamos si le iba a afectar a la médula.

Le hemos nombrado Conan, por su valentía y lo hemos acompañado mientras lo estabilizaban para poder ser trasladado al Hospital Veterinario de Novelda.

Desgraciadamente Conan no ha podido superarlo y ha fallecido. Al menos, le hemos acompañado en sus últimos momentos y hemos intentado hacer todo lo posible por él.

Este tipo de situaciones ocurren frecuentemente y solo unas pocas se cogen a tiempo, porque aquellas personas que dan el aviso deciden no mirar hacia otro lado. Cada segundo cuenta y no podemos dejar de pensar en la segunda oportunidad que podría haber tenido Conan si el responsable del atropello hubiera dado el aviso antes.

Por favor, no mires hacia otro lado, a veces es su única oportunidad.

Descansa en paz Conan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.