Gatos que nos dejaron


En tu ausencia he dejado un pedazo de mi espíritu, dos peces de mi alma, el lago de la luz donde ahora se baña mi desolación. Fueron tantas las horas que jugué con tu alegría que ni siquiera tu muerte puede arrancar las guirnaldas que adornan mi tristeza, porque en ella aún sigues paseando, siempre viva, como una princesa de aire luminoso bailando con los ratones transparentes que hay en el palacio de la eternidad.
Extracto del texto que el poeta Alejandro López Andrada dedicó a su gata

 

 Gatos que nos dejaron

Lo siento pequeño Gofre

Con esta soledadinserviblevacíase puede algunas vecesentenderel amor. (Extracto del poema "Luna congelada" de Mario Benedetti) Lo intentamos todo, como siempre, ...
Leer Más
 Gatos que nos dejaron

Hasta siempre, Maxi

Estaré dilucidando nubes. Tratando de ponerle a mi corazón la mancha grande del amor. Llevándome en un saco la lluvia ...
Leer Más
 Gatos que nos dejaron

La pequeña Menta nos ha dicho adiós

Me fui a merced del viento. Desde entonces mi rostro se parece al rostro de los muertos. (Extracto del poema ...
Leer Más
 Gatos que nos dejaron

Nuk ha partido envuelto en la mayor de las ternuras

Dirán que el dolor no existe, mientras un rumor de vendas muestra el mapa de todas nuestras heridas (Extracto del ...
Leer Más
 Gatos que nos dejaron

Hasta siempre, Nike

La sombra de metálicos reflejos entumece las túrbidas marismas y la luna se apaga de improviso en la alegría de ...
Leer Más
 Gatos que nos dejaron