Adiós, Nami


Éste es uno de los casos sin final feliz que muchas veces nos tocan, nos hieren y no nos dejan dormir; porque desgraciadamente, no siempre llegamos a tiempo. Hay veces que tenemos que contar a nuestros amigos, seguidores, familia… que ese día una estrella más brilla en el cielo, y que no hemos podido hacer nada por salvarle la vida.
Nami nos llegaba con un aviso urgente, e inmediatamente la llevamos al veterinario; tenía tan sólo 33 grados de temperatura, deshidratación extrema, y tras una ecografía, los veterinarios descubrían que tenía el tórax lleno de líquido, sintoma de un mas que probable PIF. Tras unas horas ingresada intentando que remontara, el frágil cuerpo de Nami no ha aguantado y nos ha dejado.
Queremos recordar y dedicar este post a todas esos gatos callejeros que parecen caer en el olvido, sin que nadie se inmute, sin que nadie los espere. Por tí Nami, y por todos los animales como tú, descansa en paz.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.