Archivo por días: 31 agosto, 2018


El verano es la mejor época para devorar un buen libro y, si es solidario, mejor que mejor. Os presentamos la colaboración de Dejando Huella con El poder de la lectura y su proyecto solidario “72 horas”. Además, en su web, os dejan gratuitamente los primeros capítulos para que os enganchéis a esta historia. “Cuando un perro llega a una perrera, si esta está llena, tiene setenta y dos horas para encontrar una familia o ser sacrificado” Bajo esta premisa, Juan Manuel Carmona escribe “72 Horas” una historia corta que narra el desafortunado cambio que sufren las vidas de aquellos animales que amanecen bajo el calor de una familia y anochecen sobre el frío suelo de una jaula. Desorientación, miedo, incertidumbre y abandono son algunas de las emociones que intentan plasmarse en este texto que refleja la dura realidad a la que se enfrentan muchos de los animales cuando son abandonados. Si quieres colaborar con Dejando Huella, a la vez que te sumerges en esta trepidante historia, solo tienes que seguir unos sencillos pasos a la hora de hacer el pago. 1. Entra en https://elpoderdelalectura.com/ 2. Rellena el formulario con tus datos personas y selecciona “Dejando Huella Albacete” en la lista de refugios y asociaciones que participan en el proyecto. 3. Selecciona el método de pago. Transferencia o PayPal. La transferencia no tiene gastos para el proyecto, por lo que nos llegará más dinero. 4. ¡Listo! Tras tu compra, a nosotros nos llegará un donativo de 6€ por cada libro adquirido.

Colabora con Dejando Huella Albacete adquiriendo el libro “72 horas”


Aunque no quede más que la niebla El recuerdo en las manos permanece. (Extracto poema V, Cartografía del silencio – Adela Sainz Abascal) No es un adiós, sino un hasta que nos volvamos a encontrar… Ya no estás, y queda un vacío doloroso que sólo llena el recuerdo de este año de vida que tenías, este año que hemos compartido, lleno de buenos momentos, lleno de bastante malos también.. Hemos luchado mucho por ti; los que cuidamos gatetes en las colonias sabemos lo que es quereros a rabiar, sufrir cada vez que os dejamos ahí cada día después de controlar si estáis bien, si habéis comido, si tenéis mejor o peor aspecto…y siempre tenemos nuestro pequeño especial…tú eras el mío, desde que te vi, una bolita naranja con ojos llenos de curiosidad. Te quise desde el primer momento; salías a mi encuentro con sólo escuchar mis pasos en la distancia, me recibías lleno de alegría al saber que llegaba tu ración de mimos y chucherías además de la comida, hacías la croquetilla para que te acariciara más que a los demás… te adoraba y te adoro, por eso hice lo posible y lo imposible para intentar que encontraras un hogar para siempre; eras tremendamente sociable, cariñoso, el gato ideal para una casa donde repartir alegría. Pero no ha podido ser, te has ido antes de conseguirlo. Inesperadamente en apenas unos días te has consumido, tu hígado se ha deshecho, has dejado de comer y de moverte...tus ojos pedían que te dejáramos ir, y aunque rotos de dolor y frustración, siguiendo las recomendaciones de nuestro veterinario, te hemos acompañado en este viaje, siempre a tu lado, como todo este año, tu único añito de vida, mi sol. Te has ido en nuestros brazos, lleno de amor, bañado en lágrimas...sólo espero que si hay un cielo tú estés allí cuando llegue, al final del arco iris, para volver a hacerme la croqueta; prometo llevar esas chuches que tanto te gustaban. Te queremos siempre Liam.

No es un adiós, sino un hasta que nos volvamos ...